Los taxistas andaluces convocan un paro de 24 horas el 29 de noviembre

txLos taxistas andaluces convocan un paro de 24 horas el 29 de noviembre

La Federación Andaluza de Autónomos del Taxi ha acordado este jueves ampliar a 24 horas el paro convocado para el próximo 29 de noviembre, mismo día que se celebrará en Madrid una manifestación en protesta por la proliferación de compañías de vehículo de alquiler con conductor, como Uber  y Cabify.

La junta directiva de esta asociación gremial del taxi ha decidido ampliar el paro desde las cuatro horas previstas a 24 horas el día 29 de noviembre.

El paro ha sido convocado por Fedetaxi, entre las 6,00 horas del miércoles 29 de noviembre y las 6,00 del jueves 30. La huelga contempla la fijación de unos servicios mínimos provinciales del 25 por ciento de la flota.

Según ha explicado FAAT en una nota, la reciente sentencia del Tribunal Supremo representa “la inminente irrupción en el sector de cerca de 10.000 nuevas licencias de VTC en todo el territorio nacional con consecuencias nefastas para el taxi”. Según ha señalado, sobre Andalucía recaerán unas 3.000 nuevas licencias de VTC.

Asimismo, FAAT ha anima a los 8.624 taxistas de Andalucía a participar activamente en la manifestación que tendrá lugar en Madrid a partir de las 11,00 horas en la Glorieta de Atocha. “No es suficiente excusarse o justificarse con el paro de 24 horas en cada ciudad”, indica la junta directiva de FAAT, en alusión a la gravedad de la situación.

“La verdadera defensa del futuro del taxi está viajando a Madrid el 29-N para defender nuestro futuro”, agrega FAAT en una nota interna. La sentencia del Tribunal Supremo abre la puerta a la práctica liberalización de un sector que sostiene la economía de casi 100.000 familias en toda España, ya que previsiblemente irá desencadenando en cascada la autorización vía judicial de hasta unas 10.000 licencias de vehículos turismo con conductor (VTC) sobre un mercado ya saturado y de difícil supervivencia.

Por último, el presidente de FAAT ha informado de que “se está cocinando” una “gran manifestación” para después de las fiestas navideñas en todas las capitales de provincia que terminarían ante las Subdelegaciones del Gobierno central y, en el caso de Madrid, ante el Congreso.