• Home »
  • Noticias »
  • Junto a la sacristía de la iglesia de Huévar pusimos La Edad de Oro de Buñuel.

Junto a la sacristía de la iglesia de Huévar pusimos La Edad de Oro de Buñuel.

Aurelio Domínguez, ayer por la calle San Jacinto junto a un cartel de Cáritas.

Aurelio Domínguez, ayer por la calle San Jacinto junto a un cartel de Cáritas.

“En el festival de cine de San Sebastián me crucé con Bette Davis y me miró”

En Canal Sur desde su creación en 1989, hizo una de las últimas grabaciones de su vecino Camarón. Vive el cine en diferido y realiza ‘Andalucía Directo’.

DESDE su casa de la Avenida España Aurelio Domínguez Núñez (La Línea de la Concepción, 1959) ve el peñón de Gibraltar. Nació el día que Fidel entró en La Habana y es el realizador de Andalucía Directo. Trabajó en el primer festival de cine, precursor del que hoy acaba. 

-¿Una estampa de ese festival? 

-Maruja Torres en minifalda en el hotel Alcázar junto a Agustín García Calvo. Pedro Almodóvar presentaba Pepi, Lucy, Bom y otras chicas del montón

-Del montón vinieron pocas… 

-Vineron Otto Preminger y Ugo Tognazzi. Una mezcla fantástica, Silvya Kristel, la famosaEmmanuelle, y Antoñita Colomé. La trianera trabajó en Pasodoble con José Luis García Sánchez. En esa película debuta en el cine María Galiana. El director la vio en un publirreportaje para la Junta que hicimos en Caligari Films. 

-¿Cómo surge su pasión? 

-Antes del cierre de la frontera con Gibraltar, todos los espectáculos pasaban por La Línea. Emilio el Moro, Lola Flores, el Teatro Chino de Manolita Chen. Mi padre tenía un restaurante, El Chiclanero, y al lado había un cine al que yo llevaba los bocadillos. Me quedaba a ver las películas. Me marcó El ladrón de bicicletas

-¿Viene a Sevilla por el cine? 

-Vine a estudiar Derecho y un año después me apunté en la escuela de cine del Cine-Club Vida. Allí estaba el germen del festival y un jesuita, Díaz Sande, que trabajó en Roma con directores italianos. En el cine-club de Trajano conozco a Antonio Cuadri. No creo que haya muchos andaluces con cuatro Ondas. 

-Empiezan a hacer cine… 

-En 1983 fundamos Caligari Films. Yo fui el guionista y él produjo Madre in Japan. Hicimos Las dos orillas, de Juan Bollaín, con sus sobrinas gemelas. Le han dedicado una retrospectiva. 

-¿El cine práctica o teoría? 

-Las dos cosas. Estuvimos cuatro años por los 104 pueblos de la provincia en plan Cinema Paradiso con la Cátedra Ambulante de Historia y Técnica del Cine. Hablábamos de cine y proyectábamos en 16 milímetros. En Los Corrales nos quedamos sin chavales porque se los llevó a todos el cura Diamantino García a ocupar una finca. Junto a la sacristía de la iglesia de Huévar pusimos La Edad de Oro de Buñuel. 

-¿Qué hacía en el festival? 

-Era voluntario. No cobré un duro. Lo mismo llevaba bobinas que organicé la fiesta en el Groucho con Jim Jarmusch y otros cineastas norteamericanos de la new wave. Sin móviles ni ordenadores. Era una pasión irrefrenable. 

-Fueron como unos pactos de la Moncloa del Cine: el Gobierno, de la UCD; la Junta, del PSOE; el Ayuntamiento, del PSA; la comisión de Cultura, del PCE… 

-Fue una época preciosa. El festival de Sevilla surge para quitarle el sitio al de San Sebastián. 

-De los pioneros de Canal Sur… 

-En Caligari Films era guionista, pero en este país ser guionista es morirse de hambre. 

-¿Qué palos tocó? 

-Empecé con Los Reporteros. En La Puerta del Cante grabamos una de las últimas apariciones de Camarón. Fuimos vecinos en La Línea y le gustaban mucho los pollos asados de mi padre. En Con el cine en los talones volví al cine. Me tiré catorce años yendo al festival de San Sebastián. Me pasaba todo el día en el hotel María Cristina. El momento más emocionante fue cruzarme con Bette Davis. Sé que me miró. Días después murió en París. He estado diez años haciendo retransmisiones deportivas. Recuerdo un Sevilla-Barcelona con Ronaldinho. Pasé por informativos y ahora en Andalucía Directo

-¿Ha ido al cine en el Festival? 

-Hasta los cuarenta años me dediqué a la buena vida y al cine. A partir de los cuarenta me he dedicado a tener niños. 

-¿La vida le gusta como novela o como película? 

-Prefiero la película. Y si me pide una escena, me quedo con la de hace veinte años, en 1995, cuando me llevé a mis padres de viaje por Estados Unidos. Fuimos a Las Vegas y nos quedamos en la casa de una amiga que enseñaba inglés a mexicanos de Los Angeles. 

-¿Qué recuerda de Gibraltar? 

-Cuando los niños tomaban sucedáneo de chocolate, yo tomaba chocolate inglés Cadbury. Escuchábamos antes los discos de los Beatles y los Rolling. 

-¿Su mayor éxito? 

-El anuncio de la lejía Tres Sietes con Mariana Cornejo. La cantaora contaba que con ese anuncio se compró el piso de Cádiz. 

Los mejores momentos del Festival de cine de San Sebastián 2015

Diario de Sevilla