Alejandro Pozo, sub-campeón de Andalucía cadete con el Sevilla FC

11401249_880049978733374_230775111793mbr9506299_nEl joven de Huévar Alejandro pozo Pozo, se convierte en internacional, y máximo goleador de su equipo,

Alejandro disputó el pasado fin de semana la final del Campeonato de Andalucía Cadetes.

Aunque la final se perdió por 1-0 (de penalti) ante el Córdoba, esto no supone nada para Alejandro que ha efectuado una de sus mejores temporadas siendo tan joven, alcanzando su mayor nivel siendo convocado en varias ocasiones con la Selección Española.

El Cordoba un digno rival.

El Córdoba CF cadete, que el sábado eliminó al Málaga (0-2) en la semifinal, se ha proclamado este domingo campeón de Andalucía, tras vencer en la final al Sevilla FC por un gol a cero en el estadio municipal de Villanueva del Rosario (Málaga).

Un gol de Juan Luna de penalti al filo del cuarto de hora de la segunda mitad de la final ha servido al conjunto blanquiverde para adjudicarse el título. Un cetro que confirma una brillante temporada en las categorías inferiores, ya que el juvenil también ha conseguido el ascenso a División de Honor.

Los jóvenes talentos de la cantera cordobesista tendrán un doble premio. En lo deportivo, han conseguido la clasificación para el Campeonato de España. En lo personal, la plantilla gozará como regalo por el éxito de unos días de vacaciones en Port Aventura.

“POZITO”  la  joven expectativa de Huévar del Aljarafe

La falta de estatura puede ser, indudablemente, un hándicap para los aspirantes a convertirse en futbolistas de élite, lo mismo que la falta de paciencia es a menudo un enorme impedimento (a veces, casi un crimen) en las canteras para sacar futbolistas con verdadero talento. De esto último, a Alejandro Pozo no se le ha discutido nunca, acompañado además por un corazón, este sí, de tamaño superlativo, pero su escasez de centímetros y de fuerza ante chavales que se habían desarrollado antes no le han puesto las cosas fáciles en las últimas temporadas. Sin embargo, el Sevilla siempre ha contado con él, él siempre ha estado ahí y su inicio de temporada con el cadete A, en el que ha evidenciado una progresión muy llamativa en sus condiciones físicas y su fútbol le ha valido de momento para su convocatoria con la selección española sub 16.

Pequeño o no, Alejandro Pozo Pozo, natural de Huévar del Aljarafe, siempre ha sido de los jugadores más destacados de la cantera del club de Nervión. Sobrino del ex futbolista sevillista (y también del Recreativo y del Badajoz) Rafael Pozo, un delantero de portentoso salto pese a tampoco ser muy alto, Pozito acumuló títulos colectivos y galardones individaules en sus primeros años, cuando destacaba como carrilero derecho (más bien defensa) en el fútbol 7. A medida que fue avanzando etapas también adelantó su posición, jugando como volante e incluso como mediapunta o delantero.

Su campaña en el Infantil A no resultó, sobre todo al principio, demasiado fácil. Al igual que un diminuto genio, Alberto Fuentes, comenzó teniendo problemas para desarrollar su fútbol ante rivales que se habían desarrollado mucho más y, en ocasiones, incluso para disputar minutos como titular. A diferencia de Fuentes, que dejaría el Sevilla empezada la campaña, Pozo sí superó la prueba. A falta de fuerza, puso coraje, inteligencia y técnica y, con el paso de los partidos, incluso goles. Siguió siendo un habitual en las selecciones regionales y provinciales, por ejemplo la de Sevilla que se proclamó campeona de Andalucía Infantil, y con el Altair de primer año cadete volvió a ser uno de los pilares del equipo, aunque en este caso el rendimiento colectivo no fue tan destacado con el individual.

Han bastado dos partidos en el Grupo I de Cadete Andaluza para que Pozo haya exhibido un nivel futbolístico verdaderamente notable, hasta el punto de llamar la atención del seleccionados sub 16, Santi Denia. En un equipo muy renovado, con un nuevo entrenador, el ex jugador y técnico Jesús Galván, y prácticamente media plantilla nueva, Alejandro sigue demostrando las cualidades de siempre, su trabajo incansable, su facilidad para ver y entender el fútbol, su olfato de gol, su insistencia en penetrar por una u otra banda…- con una progresión técnica y física que le hace ser, por lo visto hasta el momento, un futbolista más decisivo de lo que ya era antes.

Y es que si antes era rápido, ahora, con un apreciable estirón y una zancada más larga, es muy rápido. Si antes era una pesadilla para cualquier lateral por su insistencia y habilidad, ahora desborda con una facilidad tremenda, por un lado u otro, marcando la diferencia. 

Ojala Alejandro siga  como hasta ahora, trabajando y mejorando. Creciendo más y más.