El Chotacabras o Zamaya

Chotacabras - También conocida en Andalucía como zamaya

Chotacabras – También conocida en Andalucía como zamaya

El Chotacabras también es conocido en nuestra Andalucía como Zamaya, y su característica principal es su enorme boca.

Hoy vamos a ver a una de las aves más singulares de nuestro Corredor Verde filmada por nuestro querido amigo Jocile6, se trata del Chotacabras cuellirojo, también conocido como Zamaya, (Caprimulgus ruficollis), lo de cuellirojo es para diferenciarlo del chotacabras europeo que tiene otras tonalidades en su plumaje.

Se trata de un ave de costumbres crepusculares que podremos ver sobrevolando nuestros campos con su indeciso vuelo realizando suaves y ondulados movimientos con sus largas alas y cola.

Una de sus principales características es la capacidad tan extraordinaria que tiene de camuflarse con su entorno; su plumaje es uno de los más miméticos que se pueden encontrar en el mundo de los pájaros. Cuando permanece inmóvil en el suelo desnudo, rodeado de trozos de madera o vegetación seca, es prácticamente imposible de distinguir y a menudo pasamos por su lado sin darnos cuenta de su presencia, únicamente cambiará de ubicación cuando es molestado, volando en este caso hacia un lugar cercano.

El cchotacabras o Zamay, es también conoido por se enorme boca

El chotacabras o Zamaya, es también conocido por se enorme boca

Su alimentación es básicamente insectívora, sobre todo mariposas nocturnas, moscas, pequeños escarabajos y saltamontes, la mayoría de ellos son capturados al vuelo con su enorme boca, aunque también puede hacerlo en tierra.

Nidifica entre abril y junio, constituyendo su nido una ligera depresión en el suelo, sin tapizar; normalmente la puesta suele ser de dos huevos y la incubación dura 18-20 días, la hembra toma en ella más parte que el macho, los pollos al nacer son muy vivaces y como podreis ver en esta grabación están cubiertos con plumón beige.

Significar que la localización de los pollos fue de manera imprevista y que la grabación de esas escenas se desarrolló en breve espacio de tiempo, todo ello para evitar el nerviosismo de éstos y de su madre, la cual no debería andar lejos; podría haber intentado sacar escenas del acercamiento de su madre alimentándolos, pero una de las premisas de todo fotógrafo de Naturaleza es: “el respeto por la vida, en todo lugar y todo tiempo, es preferible perder una ocasión que correr el riesgo de rechazo del nido o causar otro daño”.