• Home »
  • Noticias »
  • El informe de ADN señala restos biológicos del acusado en la ropa interior de la mujer asesinada en Pilas

El informe de ADN señala restos biológicos del acusado en la ropa interior de la mujer asesinada en Pilas

El acusado de matar a una mujer en Pilas ante el Tribunal del Jurado / BELÉN VARGAS

El acusado de matar a una mujer en Pilas ante el Tribunal del Jurado / BELÉN VARGAS

El informe de ADN señala restos biológicos del acusado en la ropa interior de la mujer asesinada en Pilas Ana María Morales

Uno de los agentes que testificaron dice que el acusado confesó el crimen en el calabozo después de que su hermano le apremiara a contar la verdad

Los efectivos de la Guardia Civil que realizaron el informe de ADN encontrado en la mujer asesinada en un camino de Pilas en el año 2017 declararon ante el tribunal del Jurado que existían restos biológicos del acusado, Enrique R. R.  en la ropa interior de la víctima. De hecho, confirmaron que había perfiles genéticos cruzados (víctima y acusado) en la ropa interior de ella y en los calzoncillos de él.

Asimismo, encontraron sangre del acusado en una rama de olivo del lugar donde se encontró el cuerpo. El acusado presentaba una herida inciso contusa en la cabeza que, según tanto la doctora que lo atendió en el consultorio como las forenses que examinaron la herida declararon “compatibles” con un golpe de una rama.

Por otro lado, también declararon agentes de la Policía Judicial que acudieron al lugar de los hechos y que, en un primer momento tomaron testimonio a Enrique R. R. en calidad de testigo. Y que reconoció que terminó detenido “por no decir la verdad como por ejemplo nos dijo que había dormido en casa y comprobamos que no había sido así”. Este mismo agente declaró que en el cuartel “voluntariamente dijo que había sido un error y la había matado”.

Respecto al modo en el que se encontró a la mujer, el agente encargado de realizar la inspección ocular declaró que estaba boca abajo, sobre el costado izquierdo y desnuda de cintura para arriba y con la ropa interior y los pantalones a la altura de las rodillas.  A preguntas de la fiscal sobre la posibilidad de que un vehículo hubiera accedido al lugar donde se encontró el cuerpo, el agente explicó que dado el desnivel del terreno, “no podía entrar ningún vehículo, en cualquier caso, un tractor”.

Causas de la muerte

Los forenses determinaron que la causa de la muerte fue “shock hemorrágico agudo por herida de arma blanca”. Es decir, se desangró por una herida con objeto punzante que afectó a la carótida y la yugular, llegando a cortar la traquea. Algo que invalida la versión del acusadoque durante su declaración ante el tribunal dijo que la víctima le pidió ayuda y que cogiera el bolso, una vez herida.

La víctima presentaba además heridas en el antebrazo y hematomas en la cara“compatible con un puñetazo” aunque no apreciaron “signos de agresión sexual”. El cuerpo presentaba la mayoría de las heridas en el abdomen, aunque “no hay más heridas después de la mortal”. Asimismo los forenses explicaron la existencia de heridas de defensa tanto en el miembro superior como en la mano izquierda de la víctima.

Leve retraso mental que no afecta a su capacidad cognitiva

Respecto al examen realizado por el psiquiatra forense sobre el acusado, el perito calificó a Enrique R. R. como una persona con un “leve retraso mental que no afecta a su capacidad cognitiva. Esta circunstancia, sumada al consumo de alcohol y drogas puede verse levemente afectada”. En cualquier caso, los forenses son rotundos: “sabía lo que hacía“.

En el informe de toxicología constaba 0,88 gramos de alcohol por litro de sangre hacia las 12:00 del día de los hechos, y presencia del metabolito de la cocaína.

Es más, a preguntas de la defensa aseguraron que Enrique R. R. “tiene perfecta capacidad para relatar los hechos. Si hay algo que cuenta y no se ajusta a la realidad, es porque quiere que sea así”.

FUENTE: Diario de Sevilla

REYES ROCHA