• Home »
  • Portada »
  • Pilas conmocionada: Cinco muertos de una misma familia en un posible asesinato múltiple en la localidad francesa de Pau

Pilas conmocionada: Cinco muertos de una misma familia en un posible asesinato múltiple en la localidad francesa de Pau

Sin título.pngsfdn

Cinco muertos de una misma familia en un posible asesinato múltiple en la localidad francesa de Pau

  • Cuatro de las víctimas, entre estas un niño de dos años de edad, son de la localidad Sevillana de Pilas

“Un drama familiar”. Así han calificado los investigadores y varios vecinos el suceso que ha conmocionado este martes a la localidad de Pau, al suroeste de Francia, donde cinco personas de una misma familia han muerto después de que uno de ellos, según las primeras investigaciones, asesinara a los otros cuatro, prendiera fuego a la vivienda y después se suicidara. Entre las víctimas del presunto asesino está un niño de dos años. El presunto asesino, J.H., de 32 años y nacionalidad francesa, habría matado violentamente al abuelo y a la pareja de este, que presentaban golpes en la cabeza, y posteriormente habría dado fuego a la casa, provocando la muerte por asfixia de su mujer y del pequeño. La mujer ejercía como profesora en prácticas en el colegio La Hourquie, en la localidad de Morlaàs, a 12 kilómetros de Pau. El niño no presentaba “ningín rastro de violencia aparente”, según las primeras averiguaciones.

Comunicado del Ayunt. de Pilas

Comunicado del Ayunt. de Pilas

 El fuego fue causado por el hombre en el primer piso de un inmueble de cinco alturas situado en la calle Richelieu, en el centro de Pau, cerca del centro histórico. El edificio, en el que había unas 25 personas, tuvo que ser evacuado. Cuatro de los cinco fallecidos eran originarios de la localidad sevillana de Pilas. Se trata de J.M.R., de 65 años, y su pareja sentimental, así como de M.M.P. de 36 años y el hijo de esta, de dos años.

Los primeros resultados de las investigaciones han constatado que las dos personas de más edad, el abuelo del niño y su pareja, presentaban “heridas en el cráneo posiblemente producidas por un objeto contundente”, según el comunicado oficial de la Fiscalía de Pau. El presunto autor del crimen tenía “cortes en las dos muñecas”. El niño y su madre, en cambio, no tenían signos de violencia en sus cuerpos y podrían haber fallecido intoxicados durante el incendio de la vivienda. La Fiscalía espera que las autopsias permitan determinar si esos dos fallecimientos son fruto “de golpes, la intoxicación ligada al incendio u otra causa”.

Todos los indicios apuntan a que se trata de un “drama familiar”, el resultado fatal de una discusión que podría haber ocurrido un poco antes del final de la noche. Los vecinos no escucharon nada raro de madrugada. “Era una familia muy discreta, normal”, cuenta Nicolas Marqués, quien ha explicado que salió de casa temprano a trabajar y observó que “del apartamento del primer piso salía humo”. “Llamé a mi pareja para que saliera. Al irnos he visto que había sangre en una de las ventanas”, ha narrado esta tarde, cuando los vecinos ya han recibido el aviso, hacia las 17.30, de que podían volver a su domicilio.

Una mujer que reside en una planta superior ha coincidido en que la pareja y el pequeño “siempre se han comportado bien”. “Ella era adorable, marchaba todos los días a trabajar y él se quedaba cuidando del niño. Ayer mismo les vi jugando con el balón en el parque. También vimos que estaban con un hombre de pelo blanco”, descripción que coincide con J.M.R., el padre de Manuela M. Esta vecina asegura que nunca había oído hablar de que ella había acudido a la policía para presentar una denuncia contra él, ni había escuchado “nunca” peleas en la vivienda.

“Parece que hubo una disputa familiar que se convirtió en masacre. Nadie sabe nada más”, ha afirmado a los periodistas Jean-Paul Brin, primer teniente de alcalde de Pau. Los bomberos recibieron el aviso a las 06.40 de la mañana debido al humo que salía de una vivienda. La persona que dio la alarma dijo a los servicios de emergencia que no podía abrir la puerta del piso en el que se produjo el incendio y que estaba preocupada porque vio sangre. Unos 20 bomberos han controlado rápidamente las llamas.

La calle Richelieu ha sido cortada al tráfico por la Policía municipal de Pau, mientras la policía judicial recogía muestras en el interior del domicilio donde se había producido el crimen familiar. En un principio, los rumores entre el vecindario señalaban a los fallecidos españoles como originarios de Zaragoza. En realidad, en la localidad de los Pirineos Atlánticos franceses hay una colonia importante de aragoneses que acudieron a esta ciudad para encontrar trabajo hace décadas. Sin embargo, fuentes oficiales han confirmado a media tarde que al menos el abuelo y la madre del niño son naturales de Pilas (Sevilla).

“Llevaban viviendo aquí un año aproximadamente”, comenta María de Benito, una vecina que tras escapar del fuego se ha tenido que alojar en casa de una amiga. “Ella estaba muy a gusto aquí, daba clases de español en un colegio de Morlaás. Él era francés, pero hablaba algo en español. Nunca he visto nada raro entre ellos”, afirma en una conversación telefónica.

Vecinos de otros barrios de Pau se han acercado al lugar del crimen en cuanto la policía ha dejado libre el tránsito. Eso ha ocurrido hacia las 15.00, momento en que ha finalizado el levantamiento de los cadáveres, que han sido trasladados en furgones funerarios hasta el Instituto de Medicina Jurídica, en el centro hospitalario de Pau, donde se practicarán las autopsias.