¿Se puede estudiar con 33 grados dentro del aula?

Niños en aulas se abanican como pueden

Niños en aulas se abanican como pueden

¿Se puede estudiar con 33 grados dentro del aula?

Las altas temperaturas hacen irrespirable el ambiente en los centros educativos sin climatización en Andalucía

La Junta dice que el aire acondicionado “no es la solución en las aulas”

Clase de Matemáticas en un instituto de Sevilla. Son las 12.24 de la mañana. Hay 24 alumnos en este aula y el termómetro marca una temperatura en el interior de 33 grados. La máxima prevista para hoy en Sevilla es de 36 de grados en el exterior… a la sombra.

La temperatura interior en el centro irá subiendo. Los alumnos deberán atender a las clases soportando el calor hasta que toque la campana a las 14.45 horas. Podría ser peor. Hay aulas con 32 alumnos en este mismo centro de Sevilla Este. [La foto de portada que acompaña a esta información ha sido tomado esta misma mañana y la temperatura interior que refleja es real. La exterior, sin embargo, 32 grados, es errónea porque el termómetro no disponía en ese momento de sensor fuera del edificio.]

Este es el día a día de muchos colegios e institutos sevillanos. El interior de las aulas se recalienta diariamente como consecuencia de las altas temperaturas propias del mes de junio, pero también por la concentración de personas en un espacio reducido. A primera hora de la mañana, cuando el ambiente es todavía fresco y agradable en la calle, la temperatura dentro de las aulas es ya elevada.

Esta es la realidad que se ha debatido este jueves en el Parlamento andaluz, donde la consejera de Educación, Adelaida de la Calle, ha tenido que responder a duras críticas tras afirmar la pasada semana que el problema del calor en los centros educativos andaluces no se soluciona con aires acondicionados. Todos los grupos políticos le han recordado que los colegios e institutos son de los pocos edificios públicos sin climatizar, y que nadie cuestiona que los hospitales o los centros de trabajo de los funcionarios de la Junta de Andalucía deben disponer de aire acondicionado en ciudades como Sevilla o Córdoba que, con frecuencia, registran las temperaturas más elevadas de España durante el mes de junio.

Un niño se limpia el sudor en un aula

Un niño se limpia el sudor en un aula

Las declaraciones de la consejera se produjeron a raíz de la protesta de padres y alumnos en diversos centros de Sevilla por las condiciones extremas en las que se dan las clases cuando llega el calor.

Adelaida de la Calle se ha comprometido a mejorar la climatización y sostenibilidad ambiental” de los centros educativos públicos, en respuesta a la parlamentaria de Ciudadanos (Cs) Marta Escrivá, que le ha reclamado medidas al respecto partiendo de la idea de que una “adecuada” climatización no debe ser “un lujo o un privilegio”, sino un objetivo a lograr “a corto plazo”.

Según informa Europa Press, ha sido en el transcurso de una interpelación en el Pleno del Parlamento formulada a la consejera por la citada diputada de Cs, que se ha centrado en la cuestión de la climatización y la “habitabilidad” de los centros educativos públicos andaluces, donde “hoy por hoy ni el aire que se respira ni la temperatura son los adecuados”, según ha expuesto.

Escrivá ha reconocido que “el problema de las altas temperaturas no es nuevo”, pero que hay que “mejorar” esta situación y garantizar una “correcta climatización” en zonas de Andalucía como por ejemplo la localidad de Écija (Sevilla).

“Los edificios escolares no pueden ser los últimos edificios públicos que se climaticen”, ha advertido la diputada de Cs, que ha considerado que, bajo requisitos técnicos, la instalación de aparatos de aire acondicionado “debería ser una obligación en nuevos colegios que se construyen”, al igual que lo es la instalación de calderas en centros educativos de zonas de España donde aprieta más el frío.

En esa línea, ha subrayado que los expertos han constatado que estar en aulas no bien climatizadas “influye en el rendimiento escolar”, y además “nuestros niños se marean por la mala calidad del aire, tampoco se concentran bien por las temperaturas, incluso se producen quemaduras solares por no haber sombras” adecuadas en los patios y se producen casos de “lipotimias”.

Escrivá ha asegurado que si no se ha generalizado la instalación de aparatos de aire acondicionado en los colegios es “porque cuesta mucho dinero tanto su instalación como su mantenimiento”.

La representante de Cs ha criticado que esta cuestión se haya “dejado en manos de las ampas“, porque eso trae como consecuencia “la desigualdad” entre aquellos alumnos “cuyos padres pueden permitirse centros climatizados, y aquellos que no”.

Por su parte, la consejera de Educación, Adelaida de la Calle, ha señalado que, al abordar el tema de la climatización, hay que tener en consideración “que vivimos en el sur de España” y en algunas provincias se sufren en verano “olas de calor”, al tiempo que ha reconocido que es un tema que no sólo “afecta al alumnado, sino también al profesorado y a las propias familias”, y el Gobierno andaluz “trabaja para prestar un servicio público de calidad para todos ellos”.

En esa línea, De la Calle ha defendido en el Parlamento la coordinación con los ayuntamientos y con las asociaciones de madres y padres con el objetivo de mejorar la climatización de los centros educativos de Andalucía, cuya realidad y necesidades es muy heterogénea dependiendo de su ubicación geográfica y de su fecha de construcción, según ha incidido.

Así, la consejera ha recordado que el parque de edificios docentes asciende a más de 4.500 en la comunidad andaluza, y ha explicado que los centros que se construyeron hace años –con normativas antiguas y sin tener como elemento fundamental la eficiencia energética– serán prioritarias a la hora de analizar mejoras de la climatización.

Para ello, la consejera ha señalado que es necesario un “análisis serio y riguroso”, al tiempo que ha tendido la mano a las asociaciones de madres y padres y a los ayuntamientos para buscar una solución adecuada en aquellos casos que realmente necesitan una intervención inmediata. A su juicio, hay que dar respuestas “sostenibles y proporcionadas a cada situación”.

La Consejería de Educación, según ha manifestado su titular, “lleva tiempo trabajando en la mejora de la climatización de los centros educativos, tanto para el verano, como para el invierno y, de hecho, los edificios docentes de nueva construcción incluyen ya medidas para este fin”.

Entre ellas, De la Calle ha citado la incorporación de adecuadas protecciones solares, la sustitución de persianas por lamas exteriores, la elección de colores claros en las fachadas, la mejora y refuerzo de los aislamientos o la incorporación de vegetación para lograr sombras.

Por otra parte el Grupo PODEMOS ha criticado las palabras de Adelaida de la calle he invita a de la Calle que desistale el aire de su despacho y aguante los meses de verano en Andalucía.