Así serán las novedades de la Romería del Rocío 2016

Juan Ignacio Reales, presidente de la Matriz almonteña da la bienvenida a las 117 filiales.

Juan Ignacio Reales, presidente de la Matriz almonteña da la bienvenida a las 117 filiales.

Almonte acoge la celebración de la Asamblea General de Hermandades, en la que se puso de manifiesto la necesidad de habilitar antiguos caminos que descongestionen los itinerarios existentes.

La celebración de la Asamblea General de Hermandades, prolegómeno fundamental para cerrar los detalles de la peregrinación a la aldea almonteña de las 117 filiales y la Matriz en el próximo mes de mayo, reavivó el debate, a raíz de la recuperación del Camino de los Tarajales a manos del Gobierno Central, sobre la necesidad de reabrir antiguos caminos hoy en desuso que ayuden a descongestionar las actuales sendas utilizadas por las hermandades que provienen sobre todo de las provincias de Sevilla y Cádiz y que han de atravesar el Espacio Natural de Doñana, estrictamente limitado en su uso por el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG).

El cónclave – que concita a todas las filiales y a las administraciones públicas implicadas en la coordinación del Plan Romero -, celebrado ayer en la sede social de la Hermandad Matriz de Almonte, puso de manifiesto la disconformidad de la hermandad almonteña y sus filiales con la falta de flexibilidad de la normativa autonómica para con las necesidades crecientes de una romería que cada año concita un mayor número de fieles.

En declaraciones a ABC, Ángel Díaz de la Serna, delegado de Romería de la Matriz advirtió de que «la hermandad que no crece está abocada a desaparecer», en clara referencia al límite de vehículos y personas que el PRUG impone a las filiales rocieras. Los responsables de la Matriz señalan no obstante, las buenas relaciones existentes con la administración del Parque Nacional, aunque indican que la reapertura de antiguos caminos es una cuestión que la Matriz viene poniendo encima de la mesa desde hace años sin que obtenga una respuesta a sus demandas por parte de la Administración.

En el capítulo de novedades, destacan las anunciadas por la alcaldesa de Almonte, Rocío Espinosa, quien informó sobre la puesta en marcha de un recinto para la guarda de los bueyes, que podrá ser solicitado por todas las filiales que así lo deseen. Además, Espinosa adelantó que dentro del Plan Aldea, el Ayuntamiento de Almonte habilitará una zona de aparcamiento gratuita destinada a personas con movilidad reducida, así como una nueva parada para el servicio de lanzaderas que se ubicará en el hospital de campaña dispuesto por la Junta de Andalucía en los exteriores de la aldea.

Por su parte, el consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, advirtió sobre la necesidad de ser especialmente precavidos en el camino en un año “especialmente seco y con alto riesgo de incendio“, mientras que el subdelegado del Gobierno de la Nación en Huelva, Enrique Pérez Viguera anunció por su parte la próxima celebración del operativo Rocío Seguro, que engloba a la Policía Nacional y la Guardia Civil.

La jornada asamblearia comenzó con la celebración de la eucaristía oficiada por el obispo de Huelva, José Vilaplana, quien en un altar presidido por el antiguo Simpecado almonteño que data del año 1724, llamó la atención en su homilía sobre la necesidad de ser «misericordiosos con los demás, sobre todo con los más desfavorecidos», en un entorno, el actual, «de guerra, injusticias y emigraciones masivas» y animó en la celebración del Domingo de la Misericordia a «reavivar nuestra fe». La asamblea finalizó con el tradicional rezo de la salve.

La Hermandad de Hinojos disconforme por el traslado de su Simpecado

Siete son los simpecados que serán reubicados este año durante la procesión del Lunes de Pentecostés, entre ellos, el de la localidad de Hinojos cuya hermandad en el turno de ruegos y preguntas, a través de su presidente José María de Vayas, mostró su disgusto por la medida de la Matriz. Juan Ignacio Reales, presidente de la hermandad almonteña explicó que se trata de una decisión tomada para facilitar el trabajo de los almonteños en una procesión que de por sí presenta ya una gran dificultad. El Simpecado de la Hermandad de Hinojos ha recibido a la Virgen del Rocío desde hace varias décadas en su casa emplazada en la calle Sanlúcar, lo que provocaba que la imagen abandonara su itinerario tradicional por la Plaza del Acebuchal.

Fuente: ABdesevilla