• Home »
  • Noticias »
  • El plan de limpieza se cierra con un 41% más de basura recogida: 118 toneladas

El plan de limpieza se cierra con un 41% más de basura recogida: 118 toneladas

Una imagen de archivo de cubas del dispositivo de la Diputación colocadas en Aznalcázar.

Una imagen de archivo de cubas del dispositivo de la Diputación colocadas en Aznalcázar.

La otra cara del Rocío – Casi 20 toneladas se recogieron de forma manual, una vez culminado el camino de vuelta. El dispositivo cuesta a la Diputación 46.200 euros, sin incluir lo que traspasará a Aznalcázar

Si los expertos aseguran que la crisis y la caída del consumo se refleja en la basura que se genera, cuyo volumen se reduce, los datos de los residuos que se han recogido este año durante la Romería del Rocío por los caminos de la provincia de Sevilla podrían ser un indicativo de que algo está mejorando. Por lo menos, de que hay más peregrinos después de algunos años de contención o de que éstos se han animado a consumir más. Los residuos que han dejado a su paso se han multiplicado. En concreto, se han recogido de contenedores y de forma manual y han sido derivados para su tratamiento 118,68 toneladas de basura. Esta cantidad supera los 70 millones de toneladas de residuos del dispositivo de 2013 y los 84 millones del año pasado. Así, el incremento es del 41% en un año y, desde la propia Diputación, se atribuye a una mayor afluencia de personas, porque se ha trabajado con la “misma eficiencia”, la empresa encargada ha sido la misma, con “idénticos medios”, en los mismos lugares y los mismos días. 

Tradicionalmente, es la Diputación la que asume el coste de estas tareas de recogida y limpieza dentro del Plan Romero, en el que se coordinan todas las administraciones para facilitar y evitar incidentes por el trasiego de miles de personas, en pocos días, por caminos y zonas protegidas. Este año ha destinado al mismo casi 46.200 euros y se ha adjudicado de nuevo al Grupo Llopis, de servicios ambientales. En esta cantidad no está la nueva partida que el organismo se comprometió a traspasar al Ayuntamiento de Aznalcázar para que contrate a personal que se encargue de vigilar y mantener sus pinares, una de las zonas por donde pasan y acampan más hermandades y donde está el Vado del Quema, un compromiso que, junto a otras concesiones de la Junta, ayudaron a que quedaran en suspenso la fianza y el canon por vehículo a las hermandades que pretendía implantar el Consistorio. 

El operativo de limpieza de la Diputación se puso en marcha el 18 de mayo y culminó el pasado 19 de junio. Porque incluso después de que termine el camino de regreso de las hermandades a sus municipios de origen, sigue en marcha. Es, precisamente, en esos días posteriores cuando se hace la limpieza más “minuciosa en zonas de acampada y caminos”, de forma manual, para intentar recoger los residuos que quedan dispersos. Según los datos que la empresa ha aportado a la Diputación, la cifra en este último caso ha sido similar a la del año pasado y ha rondado las 20 toneladas (19,96, para ser exactos). Pero la mayor cantidad de residuos sólidos urbanos se recogió durante el camino de ida (del 18 al 24 de mayo) y alcanzó las 61,30 toneladas. En el camino de vuelta (del 25 al 31 de mayo) se recogieron de cubas y contenedores un total de 37,42 toneladas. Esta última parte de la peregrinación concita a un volumen menor de personas porque muchas regresan ya por otros medios. 

Para el dispositivo se emplean a 23 trabajadores, de diversas categorías, y se coloca un centenar de contenedores, de distintos tamaños (desde 4 metros cúbicos hasta 220 litros), y diez plantas móviles de transferencia. Estas cubas se sitúan, sobre todo, junto a las zonas de sesteo y pernocta, de las que casi una treintena se ubican en zonas públicas y en los caminos más transitados. 

Por el Norte, en el camino de Bollullos a Benacazón y de aquí a Aznalcázar y a Pilas, así como en el Corredor Verde del Guadiamar. Por el Oeste, se colocan en los caminos de Pilas a Villamanrique y de aquí a Venta Mauro y a Hato Ratón. Por el Sur, desde el camino de Hato Ratón a la Venta del Cruce y, por el Este, desde la Venta del Cruce a La Puebla del Río, Coria del Río y Almensilla hasta Bollullos de la Mitación. El dispositivo se ocupa también de la limpieza en el casco urbano de Villamanrique de la Condesa coincidiendo con la presentación de las hermandades en la Parroquia de la Magdalena del municipio. 

Según un recuento oficial que la Junta hizo antes de que estallara la crisis, a la Raya Real llegaban pasando por los caminos de Sevilla entre 250.000 y 300.000 romeros. Se estima que en los años más duros de la crisis, la cifra no ha bajado de 200.000 peregrinos, que probablemente han aumentado, de nuevo, este año.

Diario de Sevilla

Video denuncia