• Home »
  • Noticias »
  • Los pronósticos estacionales se van cumpliendo; ¿Qué nos espera en las próximas semanas?

Los pronósticos estacionales se van cumpliendo; ¿Qué nos espera en las próximas semanas?

ÑOGÑIGLIHLHFFLKUGFKGGDC

Los pronósticos estacionales se van cumpliendo; ¿Qué nos espera en las próximas semanas?

Ya podemos ir haciendo una valoración de lo que nos está dejando meteorológicamente hablando esta primavera 2018 en España. Vamos a realizar un repaso al pronóstico estacional que hicimos a inicios de Marzo para este primaverapronóstico estacional que hicimos a inicios de Marzo para este primavera para ver si se ha aproximado a la realidad:

Pues siguiendo la tendencia de años anteriores y de la propia estación, es probable que veamos una primavera de contrastes muy marcados, pero en la que los periodos secos y estables van a conseguir abrirse camino sin problemas, con temperaturas que a diferencia del año pasado no deberían alcanzar valores excesivamente elevado

Esta parte del pronóstico se está cumpliendo, sobre todo lo referente a las temperaturas contenidas que no logran dispararse a valores elevados como sucedió la primavera pasada. Los contrastes que caracterizan a la estación de las flores, no han faltado a su cita, pero tal y como comentamos, con los registros de máximas contenidos.

En los momentos en los que el aire frío nos afecte se formarán tormentas fruto de la interacción con el calor acumulado en superficie, lo que podrá dar lugar en algunos momentos al desarrollo de fuertes tormentas acompañadas de granizo de gran tamaño.


Esta parte también se está cumpliendo, con tormentas muy frecuentes que en algunos puntos han alcanzado intensidades importantes. El granizo, tal y como esperábamos, ha hecho acto de presencia con algunos eventos particularmente llamativos. En general el granizo y las tormentas están siendo las protagonistas de esta primavera en muchos puntos de Europa y lo seguirá siendo en los próximos meses.

Resumiendo: nos espera por delante una primavera en la que tendremos un cierto equilibrio entre los periodos lluviosos con los secos y estables, las temperaturas podrán bajar a valores muy por debajo de la media en los momentos de mayor inestabilidad, con nevadas tardías, pero dando paso a periodos secos y soleados en los que las temperaturas podrán alcanzar valores algo superiores a la media pero sin excesos. Podemos decir a estas alturas que los pronósticos no han ido muy desencaminados con un patrón muy similar al del pronóstico. También estamos teniendo las nevadas tardías que durante este fin de semana volverán a vestir de blanco nuestras montañas en cotas bastante bajas para estar a mediados de mayo.
¿Que podemos esperar en las próximas semanas?

Pues la tendencia atmosférica va a seguir una línea muy similar a la actual, con periodos de inestabilidad y formación de tormentas, alternándose con periodos anticiclónicos con tiempo más estable, pero sin excesos térmicos.

Vamos a continuar con aire frío en altura en amplias zonas del interior del continente europeo, incluido nuestro país. Las masas de aire que se siguen descolgando sobre latitudes medias, se quedan sobre la superficie continental, alimentando la formación de fuertes tormentas fruto del contraste e interacción con las masas más próximas a la superficie terrestre.

Recordemos que en esta época del año el sol calienta mucho más la superficie terrestre en nuestras latitudes, lo que acumula gran cantidad de energía. Tan solo tienes que pensar en la temperatura que alcanza el suelo cuando vas descalzo en la piscina o la playa. Toda esa energía que acumula la superficie se transmite a la capa de aire más cercana a la superficie. Al calentarse, el aire se vuelve menos denso y asciende, dando lugar a la convección, y si tenemos aire frío en altura ya tenemos ingredientes para la formación de tormentas.

Recuerda que en la “cocina” de la atmósfera los ingredientes necesarios para tener inestabilidad son los contrastes. De nada nos vale tener 40º achicharrando la superficie, si no tenemos aire frío en altura.

Vamos a ver la península como si fuese una sartén. La ponemos en una tarde de mayo expuesta a la radiación solar (encendemos el fuego de la cocina), pero no tenemos ingredientes (aire frío) para echar encima. Esta sería una situación sin consecuencias, ya que no tendríamos aire frío sobre la península.

En cambio, si calentamos la sartén (radiación solar sobre la superficie) y le ponemos los ingredientes encima (aire frío), ya tenemos posibilidad de “cocinar tormentas”.